El Argonauta. La librería de la música.

Logotipo El Argonauta. La librería de la música
C/ Fernández de los Ríos, 50. 28015 Madrid (España)
Alta Fidelidad
Alta Fidelidad.
¡Nuevo!

Alta Fidelidad

  • ISBN: 978-84-339-0225-2
  • Editorial: Anagrama, Editorial
  • Colección: Compactos 50, Número 4
  • Traductor: Miguel Martínez-Lage
  • Encuadernación: Rústica
  • Formato: 14x22
  • Páginas: 360
  • Idiomas: Castellano
  • Tipo: LIBRO

Materias:
PVP 12,90 €
DISPONIBLE EN BREVE
Si se pide hoy, se estima recibir en la librería el 26/07/19


Rob Fleming está a punto de cumplir treinta y seis años y tiene una tienda de discos antiguos en el norte de Londres donde sólo vende vinilos. Su negocio, destinado a un público de serios coleccionistas de frivolidades, está siempre al borde de la bancarrota. Y Laura, su última novia, le ha dejado. ¿Será porque Rob parece empeñado en prolongar su adolescencia hasta la decrepitud o, como piensa él, porque su colección de discos y la de Laura eran incompatibles? Para consolarse, Rob se refugia en la compañía de Barry y Dick, sus cómplices en la tienda, y juntos hacen innumerables listas de los top del pop: las cinco mejores películas, los cinco mejores episodios de «Cheers»... Y también comienza a salir con Marie, una cantante americana. Pero de pronto reaparece Laura. Y aunque Rob creyera al principio que esa ruptura no estaba entre las más cruentas de su vida, muy pronto comenzará a hacerse preguntas arduas sobre la familia, la monogamia, el amor y la madurez. ¿Será que por fin va a descubrir que también hay vida, y música, después de la adolescencia?

Novela en la que se basó la película del mismo título dirigida por Stephen Frears y protagonizada por John Cusack, año 2000.

"Era 1995 y yo vivía en Cricklewood, un siniestro barrio londinense donde, una década atrás, Dennis Nilsen había matado a quince personas y arrojado sus restos por el retrete. No era muy feliz. Cultivaba una anorexia a media jornada, trabajaba en McDonald’s, vivía con un expresidiario y varios ratones, había roto con una novia (horrible) y con la subcultura mod. Tenía veinticuatro años y creía que mis sueños se habían ido por el váter, como cachos de víctimas de Nilsen. Incluso había dejado de leer, tras decidir, con Philip Larkin, que los libros eran 'un montón de mierda' y que valía más 'darle al frasco'. Y escuchar rock’n’roll.
Entonces recibí un paquete de mi madre. Contenía un ejemplar de 'Alta fidelidad', de Nick Hornby, y una carta: 'Este libro eres tú.' Y lo era. De acuerdo, yo no llevaba 'jerséis horribles', como Rob, el propietario de la tienda de discos que protagoniza la novela, pero el libro la clavaba en lo restante: melancolía (tic), obsesión por hacer listas (tic), casetes recopilatorios con fines amatorios (tic), halo loser (tic), nerdez irreparable (tic), odio a Sting (requetetic). 'Alta fidelidad' me recordó que algunas novelas sí hablaban de mi (nuestra) circunstancia. Me devolvió la ilusión y recalentó mi entusiasmo. Me hizo volver a amar los libros (aunque nunca dejé de darle al frasco). Y me recordó (supertic) que la música pop era la octava maravilla del planeta. Miradme: 1996, cuarto enmoquetado, engullendo Barons de lata y escribiendo paridas mientras suena el 'Ten Spot' de Shudder to Think y el 'Demmamussabebonk' de Snuff. Tras varios años de rencor homicida, asoma en mi cara una cauta sonrisa.
Cheers, Nick."
(Kiko Amat)

---

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información