El Argonauta. La librería de la música.

Logotipo El Argonauta. La librería de la música
C/ Fernández de los Ríos, 50. 28015 Madrid (España)
info@elargonauta.com        +34 915439441
Concierto del Albayzín, per a clavicèmbal (o piano) i orquestra, reducció per a solista i piano
Concierto del Albayzín, per a clavicèmbal (o piano) i orquestra, reducció per a solista i piano.
¡Nuevo!

Concierto del Albayzín, per a clavicèmbal (o piano) i orquestra, reducció per a solista i piano

  • ISBN: 979-0-69204-581-6
  • Código del editor: TR00090
  • Editorial: Tritó, S.L.
  • Encuadernación: Rústica
  • Formato: 23x31
  • Páginas: 52
  • Idiomas: Castellano / Catalán / Inglés
  • Tipo: PARTITURA
  • código del editor: TR00090

Materias:

valoración (0 Comentarios)
Comenta y valora este libro


Instrumento:
PVP 30,68 €
DISPONIBLE
SÓLO 1 EN STOCK - dato actualizado el 30/07/21 a las 20:02


Xavier Montsalvatge: Concierto del Albaicín, para clave (o piano) y orquesta, reducción para solista y piano.


En 1976 Xavier Motsalvatge escribió el 'Soneto' que García Lorca dedicara a Falla y en el Festival de Granada, en 1978, se estrenó, dirigido por García Asensio y con Rafael Puyana como solista, el 'Concierto del Albayzín'.

Montsalvatge buscó la interiorización de las sensaciones producidas por el entorno, la sinfonía de voces y ecos de tañido de campanas y corro de niños que juegan en las plazas. Y el problema del instrumento central: el clave agridulce de voz tímida y punzante.

El autor salió triunfante del desafío al encontrar para su Concierto no ya matices propios, sino una originalidad que lo sitúa entre las mejores consecuciones para la combinación de clavicémbalo y orquesta.

---

In 1976, Xavier Montsalvatge set to music the 'Sonet' which García Lorca dedicated to Falla. The 'Concierto del Albayzín' was first performed in 1978, at the Granada Music Festival, conducted by García Asensio with Rafael Puyana as soloist.

Montsalvatge looked for a way to express the innermost feeling which those surrounding produced in him, a symphony of voices, the sound of bells ringing and children in a circle playing in the plazas. Then he had to solve the problem of the main instrument: a bitter-sweet harpsichord with its hesitant but poignant voice.

The composer rose to the occasion and was successful; he not only found just the right nuances for the Concerto, but also created a highly original score, one of the best for the combination of harpsichord and orchestra.