> Libros > Folclore español > Flamenco > Bailaores, cantaores y guitarristas
Poesía del flamenco. 9788492979547

Poesía del flamenco

Barataria, Ediciones. 2016

Ficha técnica

  • EAN: 9788492979547
  • ISBN: 978-84-92979-54-7
  • Editorial: Barataria, Ediciones
  • Fecha de edición: 2016
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Dimensiones: 15,5x20
  • Idioma: Castellano
  • Nº páginas: 304

Disponible en breve

Sin stock. Si se pide hoy, se estima recibir en la librería el 01/07/24

PVP. 18,50€


Añadir a la Lista de deseos

El cante es lo que no es el canto, lo que no encanta ni complace. Antes que «complacencia», ha de ser herida y dolor. El cante va directo al sentimiento. Será por puro azar que al que oye cantar, al que escucha el cante se le dice que «siente el cante», «está sintiendo cantar». Así, el que siente cantar es parte misma del cante, participa en el rito, en la ceremonia y guarda sus tiempos litúrgicos, interviene, anima, «jalea», ayuda en suma al cantaor hasta alcanzar «el duende». El duende es la clave del cante, crea el clímax.
Así hay gritos y quejas y dolor, y sonrisa del ángel aleteando en el rincón del cuarto de taberna. Allí la escala se abre en trescientos caminas para tocar el pulso latente del silencio; donde el sonido es largo como los horizontes en el que desembocan los gritos de los perros, el llanto de los niños y el trino de los pájaros, y donde se funden en un ritmo perfecto de agonía.

Hace ya tiempo que la editorial Demófilo me pidió este librito que yo rehusé darle, por estimar que quizá no mereciera la pena, y porque yo estas letrillas las había hecho para cantarlas y no pensando nunca que pudieran . ser publicadas- en forma de libro. Esto no quiere decir que no estime las letras que van impresas en este librito. Nada de eso, yo las quiero porque las hice con mucho cariño y dedicación. Sé que algunas son bonitas y .todas cantables, para lo que fueron hechas. Yo, amigos, soy pintor, con una formación a lo pintor, sin más. Me gustaba el cante, pero pensaba que las letras eran siempre las mismas y me molestaba que aquel gitano o aquel aficionado del pueblo no cantara otra ` cosa -penas y alegrías- que le oía a otro. Yo pensaba que tendría él sus problemas, suyos y particulares, que sería bonito que se expresase con ellos. Ya sé que en eE cante nos identificamos con los problemas ajenos y los hacemos nuestros; ya sé que la comunicación se establece no por lo que diga la letra, sino -y esto en el cante es esencial- por la forma de expresarlo, por la queja y cómo se queja, pero yo me lo he preguntado siempre y siempre me respondía la misma cosa: «Una persona tendrá más posibilidades de -transmitir una queja si a quien duele es a él».[Francisco Moreno Galván]

CONTENIDO:

Letras grabadas
Letras no grabadas
Notas discográficas
Índice discográfico
Índice por cantes



Otros libros del mismo autor

Otros productos recomendados