El Argonauta. La librería de la música.

Logotipo El Argonauta. La librería de la música
C/ Fernández de los Ríos, 50. 28015 Madrid (España)
Carlos Varela
Carlos Varela.
¡Nuevo!

Carlos Varela


Materias:
PVP 8,00 €
AGOTADO
Agotado en la editorial

Este libro está catalogado como "Agotado" por el editor. No hay existencias ni previsión de reedición a corto plazo. La editorial mantiene los derechos sobre él.

Avisar si vuelve a estar disponible.

La magia de la música cubana se resume en una palabra: diversidad. Un término que la enriquece en sus más insospechadas consecuencias sonoras, nutrida de la picaresca española, el lirismo latino, la rítmica africana y la poesía universal, que la recorre como un mapa desde la más sublime esquisitez hasta la satirización de cualquier realidad cotidiana, por cruda que sea.
En medio de ese entramado musical, tejido por todos los que aportaron algo a la Música en medio del promisorio contexto de los setenta, surgieron las primeras propuestas de Carlos Varela quien, antes de engrosar las filas de actores en la cuerda de un Danny de Vito -al carecer de una imagen de héroe o galán convencional-, optó por lo que fuera y es una revelación de inteligencia artística, que él autocaricaturizó como 'de gnomo' cuando en realidad su imagen escénica podría ser perfectamente la de ese 'duende' al que recurren los andaluces para calificar el ingenio y el talento artístico.
Un cantautor cubano que ha puesto a pensar a todos, unos montados en la intensa perversidad de a entrelínea y, los más (por suerte), dispuestos a encontrar en las canciones el polvo de su propia identidad atomizada y esa luz que a las generaciones jóvenes le sirve para contradecir a sus mayores.
Haber creado una canción que tiene más de preclara y filosófica que de maldita, le hizo conocer el precio de una fama compartida con todos, al punto de perder su propia identidad, desde entonces acuñada con ese benefactor anonimato de ser 'el autor de Guillermo Tell'.
En el libro se expone una parte entrañable de su vida familiar, de la que fueron protagonistas su padre español y su madre cubana -con la que todavía conversa más allá de la muerte-; la historia de la vecina amada a la que nunca se lo dijo; su primer encuentro con Silvio Rodríguez; aquel estremecedor concierto en un cine de La Habana y la experiencia de sus conciertos a teatro lleno, en los que las metáforas poéticas y los giros melódicos de una banda rockeada le han convertido en un símbolo artístico de las generaciones de los ochenta y noventa dentro y fuera de su país.
Carlos Varela no es un producto virtual sino un excelente cronista de su tiempo, guitarra en mano y voz en cuello. Por eso todo (o casi todo) acecha detrás de esta solapa: sus sueños, sus más fieles colaboradores, su concepto de la Amistad; la admiración por 'los grandes' que lo han influenciado; las letras de sus canciones, lo que opinan de él, su cronología de lo ya vivido y su producción discográfica. Pero, especialmente, va incluida esa sensación real de vuelo alto, de arte limpio que disfrutamos con su música. Y ni la sana envidia le hace mella y mucho menos la saña de sus detractores.
(José Amer)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información